Yo que callo, bien en mis adentros hablo: Este refrán insinúa que alguien que guarda silencio puede estar pensando o reflexionando profundamente en su interior. A veces, las personas que no expresan sus pensamientos en voz alta pueden tener mucho que decir internamente.