Yo que callo, piedras apaño: Este refrán sugiere que alguien que generalmente guarda silencio o no se queja puede acumular resentimiento o amargura con el tiempo. Cuando finalmente deciden hablar o expresarse, pueden ser muy críticos o directos en sus comentarios.