«No basta ser bueno, sino parecerlo»: Destaca la importancia de la reputación y la percepción pública. No es suficiente ser virtuoso; también debes dar la impresión de serlo.