No puedes tapar el cielo con la mano: Este refrán destaca la futilidad de intentar ocultar o negar algo que es obvio o incontrolable.