Nunca digas:»nunca jamás»: Sugiere que no debemos hacer promesas absolutas o declaraciones definitivas, ya que la vida puede ser impredecible.