«Ni ruin hidalgo, ni ruin galgo, ni ruin letrado»: Indica que la calidad o nobleza de una persona no se mide por su título, su linaje o su educación. Cada individuo debe ser juzgado por sus acciones y carácter.