No hay peor error que el no reconocerlo: Este refrán enfatiza la importancia de ser consciente de nuestros errores y reconocerlos, ya que la negación o el encubrimiento pueden llevar a problemas mayores.