No prediques en desierto, ni machuques hierro yerto: Sugiere que no debes gastar energía o esfuerzo en situaciones o personas que no están dispuestas a escucharte o cambiar.