No hay mal que cien años dure, ni cuerpo que los resista: Indica que las dificultades o sufrimientos no son eternos y que el tiempo tiende a aliviarlos.